workimg

Descubre los 5 principales errores al definir la propuesta de valor de tu marca

En la actualidad las empresas, sus productos y servicios se enfrentan a un mercado más competitivo, globalizado y exigente. En un mundo lleno de marcas, construir una marca fuerte, valiosa y exitosa, resulta un trabajo complicado. La base para la creación de la marca se centra en la propuesta de valor; sin embargo, existen errores que comenten las empresas al determinarla.

A continuación los cinco errores principales al definirla:
1. CENTRARSE EN UNO MISMO
Centrarte en lo que haces bien y no en lo que tu consumidor necesita es uno de los principales errores. Lo más importante es hablarle a tu consumidor acerca de los beneficios de tu producto o el problema que resuelves con tu servicio, no en cómo lo vas a resolver, qué maquinaria tienes, equipo de trabajo, etc. Destacar tus procesos, metodologías y capacidades, en lugar de los beneficios, es un grave error.

2. FALTA DE DIFERENCIACIÓN
Además de centrarse en uno mismo, muchas empresas comenten el error de determinar su propuesta de valor sin conocer lo que ofrece la competencia, de tal modo que acaban brindando lo mismo. La estrategia competitiva consiste en ser diferente, identificar las necesidades del consumidor y cómo estas necesidades no están siendo cubiertas por lo que ofrece la competencia. Descubre lo que realmente te hace diferente, lo que realmente te hace especial.

3. NO SER RELEVANTE
Establecer tus atributos diferenciadores y tu ventaja competitiva sin conocer si éstos son relevantes para el consumidor, también es un error. Si tus clientes compran tu producto es porque tiene sentido para ellos. Si lograste esto es porque realizaste un buen esfuerzo en conocer los motivadores de compra de tu consumidor, identificaste lo que es relevante para él y lo que no. Cuando determines tu propuesta de valor, elimina lo que no es importante para tu consumidor y céntrate en lo que éste realmente valora y aprecia.

4. MALA O NULA SEGMENTACIÓN
No es lo mismo construir una marca para empresarios, que para jóvenes universitarios o para amas de casa. Querer tener un producto para todos, es imposible. Mientras mejor conozcas y perfiles a tu segmento, mejor enfocada estará tu propuesta de valor. Necesitas conocer el tamaño y potencial de crecimiento de tu mercado, nichos de mercado demasiado pequeños, resultan no ser rentables. Segmenta de acuerdo a aquellos grupos que generen mayor interés para tu propuesta.

5. FALSAS PROMESAS
Prometer de más, querer abarcar todo y nada generará una percepción negativa que afectará tu credibilidad. Una vez establecida tu propuesta de valor, cerciórate que tengas las herramientas y argumentos para defenderla y que te ayudarán a determinar las razones por las cuales deberán creer en ti.
Finalmente, recuerda que no debes de tener propuestas vagas y generales, céntrate en lo que mejor sabes hacer y en el beneficio que tus consumidores recibirán de tu propuesta, construye una propuesta de valor ÚNICA, DIFERENTE y RELEVANTE.