workimg

¡RENOVARSE O MORIR!

En muchas ocasiones, cuando lo que la marca está generando es lo que se quiere, no se encuentra razón alguna para hacer algún cambio, incluso son pocas las empresas que buscan siempre nuevos caminos y oportunidades para sus marcas. Existe otro panorama muy distinto donde la marca no está logrando los resultados esperados, entonces es cuando debes preguntarte lo siguiente:

¿Mis clientes están contentos, descontentos, indiferentes..? ¿mis ventas están aumentando, se mantienen o van en picada?

Si las respuestas a las preguntas anteriores son poco favorecedoras es momento de poner manos a la obra y hacer algo por tu marca, es importante que consideres que tienes dos opciones: dejar que los clientes te olviden por completo, o tratar de mantenerte a flote.
Si tu decisión es mantener tu marca, debes saber que entre más tiempo dejes pasar en hacer los cambios necesarios, más difícil será “recuperar el amor” de tu cliente. Tal es el caso de Blackberry, ésta marca se confió y tardó mucho en innovar, por lo que cuando llegó la competencia con algo nuevo, Blackberry intentó recuperar su participación en el mercado pero ya fue demasiado tarde, así que ojo, no tardes demasiado en comenzar.
A continuación te presentamos algunos consejos que te orientarán en tu decisión de reinventarte:

Acércate a expertos, un error grande de las empresas es que creen que pueden hacerlo sin asesoría, recuerda que hay consultorías y agencias que podrán ayudarte y a enfocar tu nueva imagen o producto a tu segmento de mercado de manera exitosa.

Investiga que es lo que piensan los clientes de la calidad de tu producto o servicio, esto te permitirá conocer lo que piensan y a su vez te ayudará a saber en qué áreas deberás enfocarte para mejorar.

Platica con tus empleados, pídeles su opinión no sólo de tu producto o marca, sino también sobre el funcionamiento de la empresa, cómo se sienten en sus puestos, qué mejorarían, etcétera. Los empleados de tu empresa son una pieza clave para su buen funcionamiento, siempre tómalos en cuenta.

Considera las nuevas formas de comunicación, no te enfoques solo en los medios convencionales, voltea a ver el internet y las redes sociales, ahora son un medio para comunicarte con tus clientes de manera más afectiva.

Estos son algunos consejos que seguro te ayudarán a saber cómo comenzar, ahora sí… ¡manos a la obra!